En medio de una inflación galopante y con una serie de incrementos en los servicios ya pactados para este mes, los argentinos tendrán que afrontar un duro golpe al bolsillo: se estima que los alquileres subirán un 61% en agosto, según lo establecido en la Ley de Alquileres.

La normativa vigente establece aumentos de los contratos de alquiler que se rigen por ajustes anuales, desde las asociaciones de inquilinos sostienen que esa suma alcanzará un 58% en este mes, mientras que las inmobiliarias especulan con un 61%.

Desde hace dos años, cuando entró en vigencia la ley, los alquileres aumentan de acuerdo no solo al salario, sino también a la inflación registrada. La última cifra del Índice de Contratos de Locación (ICL) llegó a un 57 % en julio, en tanto, las proyecciones más pesimistas para septiembre dan un 66% de suba.

“La gente está sorprendida por que es un incremento amplio, pese a ser una sola vez al año, de un día para el otro pagar un 58% a los trabajadores los complica bastante”, asegura Ricardo Botana, Presidente de la Unión Argentina de Inquilinos (UAI).

Por su parte, el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (CUCICBA) indicó que la suba de los alquileres de acuerdo al ICL alcanzará el 60,96% este mes.

¿Cómo funciona el Índice de Contratos de Locación?

Uno de los puntos destacados de la Ley de Alquileres es que fija como plazo mínimo de contrato los tres años de alquiler. Los incrementos se incorporan de forma anual y son calculados a partir de un índice conformado por partes iguales por las variaciones mensuales del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). El mismo es publicado todos los meses por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en su sitio oficial.

Teniendo en cuenta que los precios de los alquileres acumularon una suba aproximada del 37% en el primer semestre del año, levemente por encima de la inflación (35,8%), quienes deben renovar sus contratos este mes saldrían “ganando” unos pesos frente a la posibilidad de salir a alquilar un sitio nuevo.

“Si bien el incremento es bestial, al menos es anual y en definitiva, si el año que viene las cosas mejoran también se va a ajustar ese índice”, afirma Botana. En este sentido aclara que el mayor riesgo es hacer una prórroga del contrato. “Cuando se termina el año o los seis meses de prórroga, te pueden pedir cualquier cosa, no es negocio”, advierte.

“El tema es que si uno no firma un contrato de tres años y firma una extensión, por lo general de seis meses, cuando ese período termina te pueden solicitar lo que quieran y ahí sí no hay ningún tope legal. Esa es la trampa para los inquilinos”, remarca.

¿Cómo se calcula el incremento de un contrato de alquiler?

El índice puede consultarse en la web oficial del Banco Central, ingresando a la sección «estadísticas» y luego “principales variables”. Allí se debe completar la fecha en que se firmó el contrato y la finalización del período que se quiere consultar. Esto permite determinar cuál era el Índice de Contratos de Locación en ese momento y en la que se hará la actualización.

Luego de debe dividir el precio actual del alquiler por el valor del índice al iniciar el contrato. Por último, hay que multiplicar esa cifra por el índice de la fecha en la que cambia el monto de alquiler. El resultado será el monto del alquiler que el inquilino deberá pagar durante el próximo año, hasta que vuelva a actualizarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.